DISEÑO Y ORGANIZACIÓN DE BODA

Lo único que no podemos hacer por ti es decir el “Sí, quiero”

Symposia es una agencia pionera en la organización de bodas para el colectivo gay que propone un concepto emocional para una boda a medida y ofrece un servicio integral orientado a diseñar una celebración exclusiva. Una empresa que cuenta con una larga experiencia que trabaja de forma absolutamente personalizada, como un “atelier”, para concebir, diseñar y organizar hasta el último detalle una jornada especial, siempre diferente y que transmite el estilo de sus protagonistas.
«La localización, la decoración, el menú, la invitación, los trajes de boda…. son elementos definitorios que consolidan el éxito de una boda y que, por supuesto, tienen que estar en sintonía para que aporten la escenografía ideal pero lo que realmente hace inolvidable una boda es la emoción que imprima en la pareja y en sus invitados, algo intangible que perdura en la memoria de todos. Eso es lo que verdaderamente la convierte en un capítulo inolvidable» comenta Colombina Güimil, directora de la agencia.
El objetivo es que la boda resulte sorprendente y única. Para conseguirlo, Colombina concreta el estilo de la pareja y lo traduce en una identidad del evento que está presente en todo lo que comporta el gran día.
«La personalidad de los contrayentes y su historia de amor es lo que debe definir la esencia de su enlace, el concepto de ese día irrepetible.»
Symposia desarrolla el concepto y calendario del evento dentro de un ambiente discreto, profesional y flexible que se adapta a la agenda de los novios/as. La organización se desarrolla mediante reuniones mensuales en la agencia o desplazándose a su domicilio o lugar de trabajo, evitando pérdidas de tiempo y stress.
«Es importante que mis clientes se sientan relajados y que la propia organización de la boda les suponga una experiencia excitante. Normalmente ambos tienen profesiones y compromisos sociales que saturan sus agendas; por eso, al inicio del proyecto, defino un calendario y de ese modo saben qué puntos se tratarán y cuándo. Una vez al mes nos reunimos y decidimos juntos todos los temas que van dando forma al gran día y que yo, personalmente, he ido desarrollando. La pareja decide, yo diseño y gestiono en su nombre».